17 julio 2011

GERMINAR EN CASA



QUÉ SON LOS GERMINADOS

Los germinados son brotes llenos de vitalidad y nutrientes, ya que en estos primeros días, la semilla utiliza muchos de sus recursos para poder transformarse en planta. Los cambios químicos que ocurren en la semilla al germinar activan una fábrica enzimática poderosa, que no se supera en otro estadio posterior de crecimiento.


QUÉ NOS APORTAN

Son ricos en vitaminas, minerales, oligoelementos, aminoácidos, enzimas y muchas otras sustancias activas biológicas que usualmente se pierden durante el procesamiento industrial de la comida Si diéramos un valor nutritivo de 100 a los granos y semillas: si molemos el grano, ese valor se reduce a 10, pero si hacemos germinar esos mismos granos, el valor nutritivo aumenta de 100 a 1.000, e incluso a 10.000. Esta rica concentración enzimática actúa sobre el metabolismo humano al consumirlos, conduciendo a una regeneración del torrente sanguíneo y de los procesos digestivos. Además son los alimentos menos contaminados que se puedan encontrar. Si un grano germina, es que tiene calidad suficiente para hacerlo.

Los germinados son excelentes cuando queremos bajar de peso pues casi no tienen calorías y su aporte nutricional es tan grande que podemos estar haciendo una dieta sin sentirnos débiles o fatigados, ya que el consumo de germinados proporciona más vitalidad, y hace que desaparezcan el cansancio y los problemas digestivos (contienen mucha vitamina C). Son útiles ante múltiples dolencias, como reguladores intestinales, antianémicos, revitalizantes, en casos de descalcificación y estados carenciales. Son depuradores del organismo, potenciadores de la producción de leche materna, reguladores del sistema endocrino y del metabolismo en general, incrementan el tono muscular... y tienen efectos rejuvenecedores. Además los nutrientes que poseen los germinados se mantienen intactos hasta el mismo momento en que son consumidos.

Los germinados pueden ser consumidos por cualquier persona, pues tanto niños como ancianos pueden comerlos debido a su fácil digestión.

QUÉ GERMINAR

Una de las ventajas de los germinados es que podemos hacerlos y conservarlos en casa. Cualquier semilla, menos las de solanáceas (tomate, pimiento, berenjena, patata, etc.) pueden ser germinadas. Lo mejor es que sean semillas de cultivo biológico, que no hayan sido tostadas o congeladas.

Los germinados más populares son:
· Trigo: la mejor forma de comer el grano entero. Ricos en vitaminas y sales minerales.
· Lenteja: además de proteínas, aportan hierro, cinc, manganeso y vitaminas.
· Cebolla: el picante de la cebolla aporta una forma más sutil de aliñar las ensaladas
· Alfalfa: de los más nutritivos y populares entre todos los germinados.
· Garbanzo: muy energéticos, aportan proteínas, fósforo, calcio y hierro.
· Judía mungo (soja verde): muy ricos en proteínas y muy fáciles de digerir.

CÓMO GERMINAR

Hay varios modos de hacerlo: con tarros de vidrio, con germinadoras manuales, con germinadoras automáticas:

- Si se va a germinar en un frasco de vidrio, las semillas más indicadas son las de alfalfa, las lentejas, la soja verde (judía mungo)y los guisantes. Para ello pondremos un frasco de vidrio en el lugar más cálido de la casa. Las semillas deben permanecer lejos de la luz directa del sol, que enverdecería los brotes. Se cubre el fondo del bote con tres capas de granos y se añade tres veces el volumen de los granos, de agua. El recipiente se guarda en un lugar oscuro y cálido (alrededor de 20ºC) durante unas horas (pregerminación). El tiempo de pregerminación de achicoria, col, rábano y comino son 5 horas; para la alfalfa basta con 4 horas; 10 horas para alforfón, guisantes, puerro, zanahoria; y entre 12 y 14 horas para garbanzos, girasol, lentejas, trigo y soja verde. Finalizado este tiempo, se han de escurrir los granos y enjuagar el contenido con agua fría. Posteriormente, se tapa con una gasa y se guarda el recipiente en un lugar oscuro y cálido, colocado boca abajo, es decir, con los granos húmedos en contacto con la gasa. Para finalizar la tarea, se enjuagan los granos 2 ó 3 veces al día los primeros días. Después, sólo una vez al día hasta que germinen.

- Con germinadora manual, Lo primero que hay que hacer es poner en remojo las semillas unas 6 horas de media. Después se enjuagan y se ponen en un germinador, que debe colocarse en un lugar cálido y oscuro. Será necesario enjuagar los granos al menos dos o tres veces al día. Se puede poner el germinador debajo del grifo unos segundos. Esto lo tendremos que hacer unos 2 o 3 días hasta que empecemos a ver los brotes, si bien el tiempo de germinación depende de la variedad. Cuando los germinados tengan unos 2 cm de largo, se pondrá el germinado en un sitio luminoso, sin que le de el sol directamente para que las hojas vayan adquiriendo su color verde.
Una vez terminado el proceso de germinación.

CÓMO USAR LOS GERMINADOS

Las semillas germinadas obtenidas se pueden añadir a las ensaladas, a diversas salsas, cocidas (aunque sin cocciones prolongadas para evitar la pérdida de sus nutrientes, agregando los germinados instantes antes de ser servirlos) en licuados, etc. eso sí, lavadas y escurridas antes de consumirlas.

Los brotes se pueden guardar en la nevera (en bolsas de plástico cerradas) donde se conservarán sin problema durante más o menos una semana.Las semillas que no germinen deben desecharse.

2 comentarios:

  1. Hola Carol!! No sabía que tenías un blog. Me lo apunto y te sigo. Muy buenas las recetas!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    Hasta ahora empiezo a aprender a germinar pero he tenido problemas con los garbanzos pues tienden a ennegrecer. Puedo evitar esto de alguna manera o es algo normal?
    Gracias!

    ResponderEliminar